Una visión de investigación antirival

Nuestra economía ha evolucionado a lo largo de milenios hasta convertirse en una enorme maquinaria mundial, capaz de redistribuir recursos escasos, como los alimentos, la energía, los productos tangibles y los servicios personales, de una manera eficiente sin precedentes. Durante los últimos dos siglos, hemos intentado que se ocupe también de bienes intangibles, como la información y el conocimiento, y de servicios impersonales, como las carreteras o las cañerías de agua. Con la tecnología moderna, somos capaces de asignar recursos no escasos, como los datos y los bienes digitales, mejor que hoy en día.

Con la llegada de la superautopista de la información global, nuestros modelos de negocio han empezado a transformarse en digitales, donde los datos y otros activos digitales se utilizan para optimizar los procesos y proporcionar nuevos tipos de servicios a un ritmo cada vez más rápido. Como consecuencia de esto, hemos visto el aumento de los gigantes de los datos por un lado y por otro lado la incapacidad de toda la industria para compartir datos. En términos económicos, estamos viendo fallos del mercado que pueden ser los mayores de la historia de la humanidad, o al menos desde justo antes de la ruptura de los monopolios de principios del siglo XX, como Standard Oil y American Tobacco, en el decenio de 1910.

Nuestra hipótesis

Creemos que hay razones estructurales para los monopolios y otros fallos del mercado. En una palabra, conjeturamos que los datos y muchos otros bienes de información son contrarios a la competencia mientras que nuestra economía se centra en estructuras rivales: la propiedad privada y el dinero. En consecuencia, cuando se trata de gobernar los bienes digitales cerrándolos, convirtiéndolos en propiedad privada, y tratando de compensar su producción y uso con dinero, una forma rival de compensación, el sistema funcionará necesariamente de manera poco óptima e ineficiente.

La tecnología moderna, como los distributed ledgers (DLT), nos permiten crear nuevas formas de gobernar y compensar los bienes digitales. Ya en la actualidad gestionamos nuestros bienes y deudas de forma digital. Eso puede extenderse.

Una transacción económica realizada digitalmente simplemente reasigna un conjunto de derechos y obligaciones sobre un conjunto de bienes, es decir, quién es el propietario de esos bienes. Cuando pago una barra de chocolate en una terminal de pago automático en nuestra tienda de comestibles, el sistema me transfiere los derechos sobre la barra, de modo que cuando salgo de la tienda, el guardia no me impide sacar la barra de la tienda. Pagando con una tarjeta de débito, el sistema mueve un poco de deuda para que mi banco me deba un poco menos a mí y un poco más a la tienda. Si pago con una tarjeta de crédito, el sistema crea una nueva deuda: aumenta la cantidad que debo a la compañía de mi tarjeta de crédito y la cantidad que la compañía de la tarjeta de crédito debe a la tienda.

Como todo esto es digital, codificando reglas que estamos haciendo cumplir colectivamente a través de la convención y la legislación, la tecnología nos permite codificar fácilmente nuevas reglas. En otras palabras, desde el punto de vista de la tecnología, somos totalmente capaces de inventar mejores formas de gestionar los bienes digitales que la propiedad privada y el dinero. Es decir, mientras que la propiedad privada y el dinero son formas “naturales” y eficientes de gestionar los bienes tangibles, y aunque antes de la era digital eran prácticamente la forma más conveniente y sencilla de gestionar también los bienes intangibles, la digitalización ha cambiado la situación de manera fundamental.

Ahora somos capaces de codificar y aplicar nuevas y mejores reglas.  Lo que falta son los detalles de esas reglas y la voluntad colectiva de hacerlas cumplir. GMeRitS está creando prototipos para esas nuevas reglas y probándolas a través de experimentos.

Nuestro trabajo

Nuestro actual trabajo de investigación abarca tres áreas: la comprensión del diseño de las nuevas estructuras económicas, la evaluación del impacto social de dichas estructuras a través de experimentos de la vida real y la construcción de modelos económicos para explicar y predecir los efectos de dichas estructuras.

Strategic Logics Behind Blockchain Projects: Capturing Value in Decentralized Ecosystems

Esko Hakanen, Pekka Töytäri, Taija Turunen and Ville Eloranta

Distributed ledger technologies, such as blockchain, offer a new to craft ecosystems: instead of a platform controlled by a single party, the ecosystem is based on a shared ledger. The promise of DLTs is appealing many companies, but little is known about applicable business models. We identify three strategic logics behind endeavors that are DLTs for ecosystem creation.

Aligning Multilateral Value Creation and Value Capture in Ecosystem-level Business Models

Ville Eloranta, Esko Hakanen, Pekka Töytäri and Taija Turunen

We propose the concept of ecosystem-level business model, empirically exploring the value creation – value capture interplay in ecosystems. Based on our empirical analysis, we 1) recognize the need for formal, yet decentralized, value creation – value capture alignment inside the ecosystem-level business model, and 2) highlight the design paradigms through which this can be achieved.

Will the data markets necessarily fail?

Pekka Nikander and Tommi Elo

We present a conjecture stating that any attempts to fix the market failure in the data markets within the current economic structures are bound to be inefficient. Only by redefining fundamental economic concepts, such as ownership and money, we can efficiently align the interests, clear the markets, and gain welfare potential.

Indicators and metrics for social business: a review of current approaches

Irene Bengo, Marika Arena, Giovanni Azzone and Mario Calderini

We perform a review of different accounting frameworks, including indicators and metrics applicable to the social business sector, discussing the strengths and the weaknesses of different approaches in relationship to their ability to respond to objectives and interests of different stakeholders in the social business ecosystem. Based on that, we discuss the key role that indicators and metrics could play in the light of the transformations that the social business sector is witnessing.